Vehículos nuevos

Audi TT Coupé

  • TT Coupé
  • TT Coupé
  • TT Coupé
  • TT Coupé

Información general

Emoción, dinamismo y alta tecnología

Diseño exterior

Cuando el Audi TT de primera generación llegó al mercado en 1998, fue una revolución en diseño; su lenguaje estilístico estrictamente geométrico y coherente en formas forjó un icono de enorme carisma. Para la tercera generación del TT, los diseñadores de Audi han retornado a muchas de esas ideas, situándolas en un nuevo contexto a la vez dinámico y diferente.

El frontal del nuevo TT está dominado por líneas horizontales. La parrilla Singleframe es mucho más ancha y plana que la del modelo anterior, con una potente línea que la divide en dos zonas. Iniciándose en los ángulos superiores de la parrilla, dos pronunciados trazos curvos forman una V sobre el capó, el cual lleva el emblema con los cuatro aros de Audi. Las entradas de aire frontales de la parrilla disponen de elementos verticales que dirigen parte del flujo hacia los flancos.

Los faros planos dan a la faz del nuevo TT un aspecto característico. Los conjuntos Xenon son de serie, y Audi suministra opcionalmente faros LED o con su tecnología precursora Audi Matrix LED, en la que el haz de luz de carretera lo componen múltiples LEDs controlados individualmente. Ambas versiones incluyen el inconfundible trazo curvo iluminado que forma el elemento de separación de los faros.

Los faros Matrix LED los componen 12 LEDs e incluyen otra innovación Audi: intermitentes dinámicos, cuyos elementos lucen secuencialmente en el sentido que marca el volante cuando el conductor está girando. Las luces predictivas para iluminación en curvas usan datos de navegación para orientar el cono de luz hacia la curva antes de que se gire el volante.

Visto de perfil, el nuevo Audi TT es igualmente ligero y atlético; reposa a baja altura sobre el pavimento, como un felino listo para saltar sobre su presa. Con 4,18 metros, el Coupé es casi igual de largo que su antecesor, si bien su distancia entre ejes ha aumentado 37 mm hasta los 2.505 mm, determinando voladizos especialmente cortos. Su anchura es de 1.832 mm, y tiene la misma altura que la generación anterior, con 1.353 mm.

Muchos de los detalles del perfil del nuevo Audi TT son reminiscentes de la primera generación de este clásico moderno. La curvatura del larguero bajo la puerta, en estribo, forma un llamativo filo refractante, mientras que los amplios arcos de rueda muestran una geometría propia. El paso de rueda delantero interrumpe la línea lateral del capó, que se prolonga en la puerta como línea de carácter y sigue casi horizontalmente hasta la zaga como un potente hombro de la carrocería.

El acristalamiento liso da una impresión de personalidad propia, y la ligera curvatura del cristal lateral trasero confiere una tensión añadida. También reminiscente de la primera generación, la tapa de combustible en el costado derecho es un clásico círculo, rodeado por tornillos vistos; un leve toque sobre el logo TT abre la tapa. Un nuevo detalle es que no existe tapón detrás de la tapa, lo que supone que no hay que desenroscar nada, y el surtidor de combustible entra directamente en el conducto del depósito, como en competición.

En la zaga, las líneas horizontales subrayan la impresión de anchura deportiva del nuevo TT. En conjunto con la iluminación LED o Matrix LED, los grupos ópticos traseros también tienen intermitentes que lucen secuencialmente. Otro paralelismo con los faros delanteros es la tira de las luces posteriores, que también forman un trazo curvo de iluminación diurna, otra innovación Audi. La tercera luz de freno es una línea luminosa muy delgada posicionada bajo el borde del alerón trasero, que juega un papel esencial en la definición de las luces traseras.

Al alcanzarse los 120 km/h, emerge un alerón desde el borde de la tapa de maletero para mejorar a la vez la penetración y aplomo aerodinámicos. Las versiones normales llevan dos grandes salidas escape redondas, un guiño visual respecto al primer TT. Y como en todos los Audi S, el TTS exhibe cuatro salidas de escape ovales.

El paquete opcional exterior S line hace más pronunciado y deportivo el diseño de paragolpes, entradas de aire, parrilla Singleframe, estribos y difusor trasero. Y el chasis es aún más dinámico, con ruedas de 18” y 10 mm menos de distancia al suelo.

Interior

Con volúmenes claramente estructurados, una superficie tensa y líneas ligeras, casi flotantes, el interior es la encarnación del carácter de deportivo puro del nuevo Audi TT. Como en el exterior, las líneas y superficies horizontales enfatizan la anchura del interior. La consola del túnel central, que sirve de apoyo a las rodillas en conducción rápida en curvas, y los paneles de puertas tienen líneas fluidas similares.

La regla era de nuevo “menos es más”. Las líneas claras y puras subrayan la ligereza y también la deportividad sin compromiso del interior del Audi TT. Otras dos técnicas innovadoras de diseño ingenioso permitieron a los diseñadores crear un panel de instrumentación increíblemente fino: el conjunto de indicadores y la pantalla MMI han sido fundidas en una para formar un elemento digital central, el llamado Audi virtual cockpit. Además, los controles de climatización se posicionan directamente en el centro de las salidas interiores de aire.

Visto desde arriba, el panel de instrumentación se asemeja al ala de un avión: las salidas de aire redondas, un rasgo clásico del TT, son reminiscentes de motores de reactor, con su diseño con forma de turbina. Las salidas contienen todos los mandos del climatizador, que forma parte del equipo de serie. Los mandos para asientos calefactados, temperatura, orientación, distribución y flujo de aire se localizan en el centro de las salidas de aire; los reglajes seleccionados se muestran en pequeños displays del sistema de climatización. El pequeño panel de mandos está ubicado bajo las salidas de aire centrales. Sus interruptores de tecla activan las luces de warning, el sistema Audi drive select y otras funciones.

Los asientos deportivos estándar del nuevo Audi TT llevan reposacabezas integrados y van posicionados más bajos que en el modelo anterior. Comparados con los asientos del modelo al que sustituyen, son cinco kilogramos más ligeros. Opcionalmente –de serie en el TTS– hay asientos deportivos tipo S de nueva concepción, con envolventes flancos ajustables neumáticamente, que son excepcionalmente cómodos y ofrecen excelente sujeción. El nuevo volante multifunción tiene su aro achatado por abajo y embellecedores con aspecto de aluminio en los radios. También integra un airbag para el conductor que ocupa un 40 por ciento menos de espacio sin mermar la seguridad, acentuando así la sensación de ligereza visual.

Numerosos detalles ilustran los altos niveles aplicados por Audi en materia de diseño y destreza artesanal, como la elaborada palanca de cambio, de nuevo diseño, el mando rotativo MMI con bien definidas inserciones, o las refinadas rejillas de altavoces iluminadas que acompañan al sistema de audio opcional Bang & Olufsen.

Como vehículo de 2+2 plazas, el nuevo TT es un deportivo que resulta muy apropiado para uso cotidiano. El maletero tiene una capacidad de 305 litros –13 más que antes– y puede ser ampliado al plegar los respaldos traseros.

Compartir en:

Pídenos más información

Pídenos más información

Utilizamos cookies propias y de terceros para hacer estadísticas del comportamiento de los usuarios en este sitio web y mejorar nuestros servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre cookies aquí ×